Mark Sobins, ante el Forest