Gallas llegó a despejar, aunque parece que el balón ya había entrado