La gloria llegó con el fallo de Shevchenko, en el último penal