Luis García, con la cara tapada, tras el cobro de Hamann